Noticias en corto

Sale a licitación el suministro de caramelos para la cabalgata de reyes 2018.// Adjudicado a la empresa Contracultura SL los servicios de infraestructuras para la organización y ejecución de los programas de Navidad 2016/Reyes Magos 2017, Carnaval, Corpus Christi, Juanillos, y Patrona del año 2017. || Adjudicado a PORGESA el Suministro y Servicio de Alumbrado Extraordinario para las Fiestas de Navidad y Reyes, Carnaval, Fiestas de Todos los Santos y Festividad de Nuestra Señora de la Palma.// Se adjudica a Manuel Iglesias Ruiz Catering el pliego de clausulas administrativas para la explotación del bar del Gran Teatro Falla para el año dos mil diecisiete.// El Servicio de Controladores de los distintos cortejos y cabalgatas de la Delegación Municipal de Fiestas durante el año 2017 ha sido adjudicado a la empresa ASMARKLIN SL.// Ambulancias Barbate S.C.A cubrirá sanitariamente las actividades derivadas de los actos organizados por la Delegación Municipal de Fiestas del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz, durante el año 2017.// EL SUMINISTRO EN RÉGIMEN DE ALQUILER DE NUEVE CABEZAS TRACTORAS AERO-PORTUARIAS Y NUEVE SEMIRREMOLQUES PLATAFORMAS, PARA LA GRAN CABALGATA DEL CARNAVAL 2017 CORRERÁ A CARGO DE RECOSOL SOLINO SANCHEZ SL.// Adjudicado a Ecofersa Sistemas Integrales, S.L. CIF B 85849925 el suministro en régimen de arrendamiento de vallas para los diferentes programas de la delegación de fiestas del 2016-2017.// El suministro en régimen de alquiler de elementos de sonorización y asistencia técnica de los distintos actos de la delegación municipal de fiestas durante el año 2017 correrá a cargo de la empresa cordobesa Mapsound.// El servicio de presentadores para los distintos actos sujetos al programa del Carnaval de Cádiz 2017 y otros actos que se celebren conectados con el Carnaval, ha sido adjudicado a la empresa Baluarte Producciones.

jueves, 3 de marzo de 2016

2016, la primera piedra del futuro

Hola. Un amigo abre la puerta de su casa. Con bici y vestido con ropa deportiva, entro a su casa. Tarde del 31 de diciembre del 2016. Primer ensayo de la temporada, último día del año. Faltan 5 semanas y algunos días más para que llegue el carnaval. Quedaba tiempo, entre comillas, porque éste pasa volando y así quedó reflejado pasado todos esos días.  También desconecté del mundo, ensayamos poco, pero mientras ensayábamos y estaba el Concurso Oficial, el tiempo y los momentos se paralizaba. No morimos pero si nos cogió el toro: lo que hicimos, durante en el Carnaval quedó reflejado. 

Reflejo de tres locos con poca vergüenza que llevan más trayectoria que yo, que debutaba como chirigotero callejero ¡por fín! desde aquel momento en que me entró el gusanillo. Primero fui a probar, a ver que tal iba la cosa. La cosa en las semanas previas iba bien. Pensaba que me iba a costar más aprenderme las letras pero todo lo contrario, a cuplé por día íbamos para llegar de sobra al domingo de carnaval. Pero como digo, nos cogió el toro y con ello perdimos todo un popurrí. Doce cuplés, una presentación y un intento de popurrí formaban nuestro repertorio, que guardaré con mucho cariño. 

Ensayo tras ensayo, bici para arriba, bici para abajo. Ensayo tras ensayo, en un aparcamiento con un tío desconocido rayao o en la playa con los colegas. Cuplé mascao peor que el Selu en el falla, letras cambiadas de orden, cuplé difícil de pillar o difícil de meter, como quieran ustedes. Así íbamos cerrando el repertorio de "Vuélvete pa' Alemania", mi primera chirigota callejera con Perico, Angel y Grande. Buenos amigos con trayectoria en este mundo y que iban a saciar el gusanillo que tenían después de varios años sin salir. Les debo una, lo tengo claro. Un día me me dijo Perico "No esperes mucho", yo le respondí con un "no pasa nada, voy y ya veo". Fui a ver y al final.....de Alemán que me vi. Siempre con los pies en el suelo, disfrutando cada minuto y realizando lo que muchos de los que conforman el carnaval realizan desde el mes de Septiembre pero esta vez desde Diciembre, es decir, ensayar un día tras otro en una habitación, incluso hasta el día de la final para ultimar un último cuplé. Al no tener la presión del concurso, los callejeros tenemos más libertad para meter repertorio y por eso muchas agrupaciones llegan a la fiesta grande con el 50% del repertorio aprendido y el otro 50% los leen de su libreto o es todo leído. ¡Qué más da, que esto es carnaval!
Fotografía: Fopianni. Todos los derechos reservados 
Bueno, que con todo preparado -tipo, libretos, letras regularmente aprendidas, la de mármol también y con el carro del chino con moscatel corriendo por sus interiores- esperamos la llegada del día 7 de febrero, primer domingo de carnaval, día que establecimos nuestra presentación oficial.  Ese día llegó, todo preparado, con el tipo puesto, la maleta al hombro y la gorra a la cabeza, para el templo del Carnaval, La Viña. Allí tuvimos el encuentro los tres de la chirigota y empezamos a movernos por el centro buscando un sitio para cantar. Encontramos uno pero estaba difícil cantar, así que nos mudamos dirección Cruz Verde y allí dimos el primer pase. Le cantábamos a tres y se unieron más. Ahí dimos el primer pase. Bien, con la de mármol siempre presente, no eramos de las buenas buenas pero con lo que cantamos, la gente soltó una carcajada y eso es lo que se llevó un servidor de aquel primer pase además de que no se puede cantar en el sitio, ¡hay que dejarle paso a los carritos de bebés!. Risas para cerrar el primer pase y olvidos de letras con el cuplé del botellón, con el cuál, la gente se rió en la primera parte y si la gente se ríe, nosotros también. Cerramos este pase y seguimos por las calles de Cádiz, tanto ese domingo, como el lunes, el miércoles, el jueves y el viernes, que fue el último día que colgamos las gorras y las maletas de nuestra agrupación. 

Ha sido la primera vez que he salido una agrupación callejera y yo he disfrutado como nunca lo he hecho. Fíjate si he disfrutado que ninguno de los días de la semana de carnaval he ido a clase. Ésto deja claro que ningún día me he recogido temprano. Escuchando a los amigos, tomando un refresco, descansando y volviendo a escuchar he pasado estos carnavales. Por esto, apenas he escuchado a las del falla en la calle y tampoco creo que me haya perdido mucho. Ya habrá tiempo de verlos durante el año y si no, para eso está el Youtube. Siguiendo con el relato, participamos en el "Amoscushá" por las calles del Pópulo el miércoles y el jueves de Carnaval, el viernes por la viña, donde aprendí de una cosa que mejor me reservo y que días antes, también nos paso lo mismo. El sábado salí, el resto se quedó en capilla. Ritmos distintos, pero bueno, me vestí que para eso era segundo sábado de carnaval y aunque no canté, acabé viendo a Andy y Lucas, en San Antonio con los mejores amigos que se pueden tener y que han hecho que pase otros carnavales geniales. Del concierto, aclaro que sólo estuve la primera canción, ya que nos dejaron entrar a la zona vip..... El domingo último de la fiesta grande, ya de secreta y con catorce copas de más, estuve con mis amigos escuchando en Abreu a varias callejeras que desde el medio día interpretaban sus repertorios. Con quince copas, ya de noche, interpreté tres cuplés,  con una peluca rubia  y con las gafas de Lady X puestas. Vaya ridículo/espectáculo cuando vi los vídeos. Tenerla de mármol y llevar 16 copas encima. No veas como sube la cifra dirás. Claro, entre cuplé y cuplé, caía un vasito de moscatel. Caía sobre mi chaquetón, quien soportó sin rechistar mi gran habilidad para beber sin tirar una gota al suelo durante todos los carnavales. Menos mal que existían las toallitas de bebé, salvadoras de la vida, salvadoras de la pringue moscateliana. 

Bueno, que el contrato firmado hace un año con el perico (homenaje), se hizo realidad. Saciamos el mono. Le cantamos a una, a dos, a tres o no cantamos pero disfrutamos y es por eso, que a petición de varias personas, escribo este relato de mis sensaciones en este grupo y así todos y todas sabréis que pensé o que no pensé en uno u otro momento sucedido entre el siete y el doce de febrero. Y aunque me lean dos, tres o no me lean, disfruto y por eso tengo este blog, para escribir y saciar una de mis pasiones.

Los días han pasado muy rápido, el carnaval ha volado pero la experiencia ha sido magnífica. Salir me ha permitido intercambiar libretos o chapas (cosa sin importancia), salir me ha permitido conocer a varios componentes de otras agrupaciones y charlar con ellos y ellas -con o sin copa en mano- de un tema o de otro sin conocernos de nada, además de saber que había agrupaciones un poco más regular que las mías pero como pasarlo bien ha sido lo principal, hemos cumplido. Y antes de pasar a otro tema que tendrá su continuación desde septiembre hasta febrero, tengo que contaros otra sensación que jamás he vivido y que me la llevo para mí para siempre y que les contaré a mi gente dentro de unos años cuando sea un autor consagrado. !Risa¡ ¡Muchos pajaritos en la cabeza!

Al lío, que no puedo perder el tiempo.  Me quité la correa, la camiseta, la gorra y empujado entre la muchedumbre acabé en mitad de un círculo -que casualidad- y con una grada de escuchadores natos, cantando un cuplé o mejor dicho, el cuplé del Kichi, el del alcalde del cambio. Diez minutos antes, no sabía nada, todo vino sobre la marcha. Un rato antes, estaba con Perico escuchando a la chirigota que iba de público de callejera. Así ni idea, pero si os digo que son más conocidos como el Mendo y el David....así si, ¿no? Parece mentira, que no sepas quienes son, ¡con el por culo que doy yo con ellos!. Bueno, que al final de su actuación, caminamos todos hacia los techitos de capuchinos, donde como ya digo, había escuchadores y agrupaciones, que empezaron a marcarse un cuplé tras otro, dos o tres na más. Los balconeti, Los V de Vavetta, Las Talegueras y otras tantas agrupaciones allí concentradas a las seis de la mañana. Entre ellas, estaba la mía, a esa hora unipersonal. Con las palabras de una mujer allí presente, se abrió el momento. Me dijo "ahora vas tú" y le respondí, "ni loco, si estoy yo solo, ¿que voy a hacer yo ahí?". "Que si, que si, que ahora vas tú". Yo ya estaba corriendo para recogerme pero me fue imposible. Saqué un libreto para repasar letras y la mujer que estaba hablando conmigo lo cogió y empezó a leer cuplé tras cuplé para decirme cual cantar. Yo, en ese momento, ya lo tenía claro, cantaría el de Kichi. Los ánimos en ese metro cuadrado de los escuchadores, fueron a más, a más, a más: el servidor acabó en el centro del auditorio improvisado a la vista de numeroso público. "¡Vaya marrón en el que me han metido!", pensé. Pero ya en el centro de todas las miradas, había que coger el toro por los cuernos. Cogí el libreto -que ni miré- entoné y al lío. En ese momento, el mundo se para, no vi a nadie, ni a mi colega "el Largo" que estaba allí y que días posteriores, me dijo que no paraba de mirarlo. Pues ni lo vi. Sonó el cuplé, treinta segundos de nada y la gente soltó una carcajada. El momento había terminado. Eran cerca de las siete de la mañana o eso marcaba el reloj.  Yo seguía ahí con la gente del mundo del carnaval callejero, los cuáles empezaron a cantar pasodobles antiguos y como no, pues me uní. Había que cerrar el día por la puerta grande y así lo hice. Que lo que recuerde de estos carnavales nazca en La Viña y muera en el mismo sitio, lo dice todo. Y eso que me llevo. 

Todo lo que me llevo de este año se resume en eso, en ese momento, en ese cuplé, no hay más. Y si hay más -que puede haberlo-, ya esta guardado junto al tipo, los libretos y otras vivencias en el cajón. Cajón que quien sabe si volverá a abrirse alguna vez más o habrá que abrir otro para seguir guardando más y mejores vivencias dentro del armario. En este sentido, y aunque quedan menos de 365 días para el carnaval 2017, concretamente 358, ya la cabeza pensaba a comienzos de Febrero y piensa,  día de hoy, en el mismo. Pensaba, si, porque en la fase semifinal del COAC del presente año, le escribí a un amigo diciéndole que para el próximo año "si monto una callejera cuento contigo". Quizás me vine arriba, lo reconozco y así me lo dijo este amigo, con el que saldré este próximo año, más que confirmado. Y no será el único que se una a la fiesta. Como he contado arriba, mi fichaje fue en un bar y mi contrato escrito en una servilleta por lo que lo mismo que me hicieron a mí, lo he realizado con un amigo, con un hermano para mí, con el que me une una buena y gran relación. Siendo pronto, no desvelaré su nombre, ya que habrá tiempo para ello y como para el resto de cosas, en las que ya estoy trabajando. 

Espero que os haya gustado este relato pero antes de terminar, añado, que conocer este mundo y sus relaciones, ha hecho que en muchas ocasiones durante la semana de carnaval, me haya sentido "otra persona". Y lo digo porque da gusto hablar con gente amiga que se conoce entre sí o con gente desconocida hasta ahora por mí que tiene las cosas claras y cuyos gestos antes de cierto momento, dan que hablar pero para bien. Y eso hace que uno se sienta "de categoría" y sabiendo que se puede contar con ellos o ellas, incluso más que con amistades ya consolidadas. También, hacerle un guiño a quienes han faltado en estos carnavales y que forman parte de mis referentes dentro de la calle, a los que espero con ganas para el próximo año. Tampoco puedo olvidarme de Fopi y Antonio, dos grandes amigos que han prestado su colaboración  desinteresadamente con nosotros y a los que le agradezco mucho que estén compartiendo momentos junto a este servidor. 

Termino: Dicen que el tiempo pone cada uno en su sitio. A mí, me puso este año en la calle, en carnaval y ese es mi sitio. Al que le guste bien y al que no, pues que le de el viento de trece años en la carita.


No hay comentarios:

Publicar un comentario